sábado, 24 de septiembre de 2016

Obispo acusa a EEUU de crear a ISIS

Infovaticana 

El vicario apostólico de Alepo denuncia el ataque aéreo de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos a tropas sirias: “Aquí nadie cree que la matanza fuese un error"
Aquí nadie cree que la matanza de soldados sirios causada por el bombardeo estadounidense sobre un cuartel fuese un error”. Con estas palabras, el obispo George Abu Khazen OFM, Vicario Apostólico de Alepo para los católicos de rito latino, comenta a la Agencia Fides las impresiones que prevalecen entre la población que vive en los barrios del centro de la ciudad.
Este obispo señala que el ataque aéreo de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos“parece confirmar la ambigüedad de las elecciones de este país en el escenario sirio”.Durante el bombardeo producido el pasado sábado 17 de septiembre, murieron al menos noventa soldados de las Fuerzas Armadas de Siria.
Este ataque, comenta el vicario apostólico de Alepo, parece confirmar “las sospechas de los que afirman que Estados Unidos ha creado al estado islámico (Daesh) y lo está utilizando”. 
“Con todos los instrumentos y las ‘armas inteligentes’ a su disposición, ese ataque aéreo no puede haber sido un accidente, sobre todo visto que ese cuartel no estaba allí sólo desde ayer”, sostiene el prelado.
El vicario apostólico confirma que “los turcos también están tomando el control de grandes áreas del territorio sirio cerca de la frontera”, pero también narra los signos de esperanza que a pesar de estas condiciones extremas, siguen marcando la vida de los cristianos de Alepo.
En declaraciones a la Agencia Fides, el obispo cuenta: “Celebramos una misa de acción de gracias por la canonización de la Madre Teresa. La iglesia estaba llena, estaban presentes los obispos y fieles de todas las Iglesias de Alepo, y se respiraba un aire de fiesta”.
“Como pastores, nos consuela el ver el espectáculo de tantos cristianos que viven con fe este tiempo tremendo que estamos atravesando. Y ellos nos guían, a vivir incluso entre obispos de varias confesiones diferentes, en comunión cada vez más real, en la vida ordinaria. Me emociono cuando pienso que gracias a su fe el Señor nos bendecirá y nos dará su santa paz”, concluye

Editan Biblia confusa sobre virginidad de María (Alemania)

¿María no es virgen? La nueva traducción de la Biblia de los obispos alemanes no lo deja nada claro. ¿Levantará la voz Francisco ante esta edición blasfema que hace agitarse al Cielo entero?

No, está ocupado en cosas más importantes, por ejemplo preparando el viaje a Suecia para concelebrar el aniversario del cisma más dañino que ha sufrido la Iglesia de Cristo en toda su historia a manos de un hereje, Lutero. Esta ceremonia conjunta será un paso más para un nuevo cisma que él mismo inició al permitir la recepción de Cristo vivo en la Eucaristía, por parte de adúlteros y protestantes.



ALEMANIA 21 de septiembre, el año 2016 (LSN) - Los Obispos alemanes han presentado una nueva "traducción unificada" de la Biblia que obedece a una importante modernización del lenguaje y que será obligatoria para todas las áreas de habla alemana a partir de 2017.

El martes [20 de septiembre], la Conferencia Episcopal Alemana (DBK) presentó en Fulda el fruto de muchos años de trabajo científico: una nueva edición de la denominada "traducción unificada" (Einheitsübersetzung) de la Biblia al alemán. Se llama "unificada" ya que, desde la original, publicada a partir de 1962, se supone que estas ediciones se utilizan ecuménicamente, unificando a católicos y protestantes en Alemania. El objetivo original, sin embargo, se vio frustrado en 2005, cuando los protestantes volvieron a la traducción de Lutero.

El líder del proyecto de investigación fue el obispo (ahora emérito) de Erfurt, Joachim Wanke, que ha explicado que la nueva edición es una "revisión moderada" del texto más antiguo. Wanke añadió que la traducción es siempre también una interpretación. La nueva edición muestra más "valentía" para presentar "la jerga bíblica", ha dicho, según informa kath.net.

Según la tradición judía, los nombres personales de Dios no pueden ser pronunciados, por lo que "Yahvé" es sustituido por "Señor" en la nueva edición. De hecho, cada párrafo tiene un cambio, explica Michael Theobald, presidente de la Asociación Alemana de la Biblia.

Cuando el apóstol Pablo hace dos nuevos discípùlos, ya no son dos hombres, Andrónico y Junias; más bien, un nuevo descubrimiento mostró que aparentemete eran hombre y mujer, por consiguiente, Andrónico y Junia. Esto desembocó en la discusión sobre si la palabra "apóstol" se aplicarse tanto a las mujeres como a los hombres (Nota del autor: en alemán existe diferencia de género en la palabra y normalmente los ideólogos de género insisten en usar ambas formas, masculina y femenina).

Otros cambios son más ideológicos.

Más alarmante es el cambio del icónico pasaje de Isaías (7:14): "La virgen concebirá y dará a luz un hijo"(NIV) ahora se leerá: "La virgen ha concebido y da a luz a un hijo". El cambio parece sugerir que la virgen ya no es virgen en absoluto (después de haber concebido), al tiempo que elimina el carácter profético al poner las palabras de futuro a pasado. Esta tendencia continúa y una nota de los traductores explica que la palabra hebrea "almah" significa "mujer joven" en lugar de "virgen", tal como informaron. Este cambio vuelve a una antigua -y refutada- disputa de apologistas hebreos:

Apologistas judíos sostienen que la subyacente palabra hebrea para "virgen" (almah) es ambigua y podría significar, de forma alternativa, simplemente 'mujer joven'. [...] En los siglos anteriores al nacimiento de Cristo, se hizo una traducción oficial judía del Antiguo Testamento al griego para uso de los judíos que ya no hablaban hebreo. Esta traducción, conocida como la Septuaginta, usa la palabra griega ( "parthenos"), que de forma inequívoca significa "virgen". (Roy Schoeman, La salvación viene de los judíos, Ignatius Press 2003, p. 85)

Además, la Anunciación de Lucas (1:31) se cambia de "concebir un hijo" a "quedar embarazada".
Theobald explica, además, que la extendida "sensibilidad por el problema de género" es patente en la nueva edición. En el encabezamiento de las cartas del Nuevo Testamento, en lugar de "hermanos" se ha escrito "hermanos y hermanas". "Rechazo" en la carta de San Pablo se convertirá en "repudio", los actos de Jesús hasta ahora llamados "milagros", de ahora en adelante serán llamados "actos de fuerza o de poder". De acuerdo con Theobald, se supone que esto ayuda a evitar una proyección anacrónica de lo que [ahora] entendemos que eran milagros en tiempos de Jesús.

La nueva versión de la Biblia va a sustituir al texto de la edición de 1979 y será utilizado en todos los países de habla alemana: Alemania, Austria, Suiza, Luxemburgo, Tirol del Sur y Bélgica oriental. Será obligatorio su uso en la liturgia, la escuela y el trabajo pastoral, incluyendo la catequesis. A diferencia de lo que ocurre en inglés [o español], en Alemania hay pocas traducciones alternativas en circulación. El feligrés "común" por lo general no tiene ninguna familiaridad con cualquier otro texto de la Biblia que el "Einheitsübersetzung".

Los protestantes de Alemania publicarán una nueva versión de la traducción de Lutero.


[Traducción: CATHOLICVS]

Refugiado afgano viola a niño en Alemania

P.G.-S. / Gaceta.es 

‘’La sentencia que avergüenza a todos’’. Así hablaba el diario Bild de la condena a un refugiado afgano acusado de abusar sexualmente de un menor de cuatro años. A Jama B., de 22 años, le han caído dos años y cuatro meses de cárcel por el cargo más leve de abuso sexual a menores. El demandante de asilo estaba acusado de violar a un pequeño el pasado mes de marzo en el centro de Boostedt, en el Estado de Schleswig-Holstein.
El hombre fue sorprendido forzando al pequeño. Mientras tanto, un amigo del agresor esperaba en la puerta vigilando. Este último ha sido absuelto por falta de pruebas. Durante el juicio, que se celebró la semana pasada en Kiel, el acusado no mostró ningún tipo de arrepentimiento y atribuyó su conducta a los efectos del alcohol, tal y como recoge el diario británico Express. Es más, llegó a jactarse de que él es una ‘’superestrella de la música en Afganistán’’.
La indignación no sólo era palpable en los medios de comunicación, la opinión pública, grupos de defensa de la infancia y la ciudadanía ha mostrado su sorpresa y repulsión hacia la increíble sentencia.

¿Por qué no ha sido condenado por violación?

Esa es la pregunta que se han hecho varios grupos defensores de los niños. El fiscal Axel BIeler ha expresado que ‘’los cargos de violación son presentados sólo si ha habido violencia o amenazas. Creemos que no ha ocurrido en este caso’’. Jama ha sido sentenciado por un delito de ‘’abuso sexual grave’’.
Una portavoz del juzgado de Kiel, Karin Witt, ha afirmado que no se encontraron razones que pudieran ampliar la pena, como los antecedentes penales. Sin embargo, el estar bajo bajo los efectos del alcohol y la poca resistencia que ofreció durante la detención sí han sido tenidos en cuenta como atenuantes. Pero atención a las justificaciones que enumera a continuación Witt: ‘’Se trata de un hombre joven que no habla alemán y que fue agredido antes del arresto. Además, la víctima no ha presentado traumas por la experiencia que ha vivido y no se espera que sufra secuelas’’.
El abogado de la familia del menor agredido, que se ha ido a vivir a otra ciudad, ha explicado que no presentarán recurso a la sentencia. Se trata de una familia de demandantes de asilo de origen iraquí, que se han mudado a otro centro de refugiados.
Jama, una vez cumplida la pena, será deportado a su país de origen. El abuso de menores y la violación y acoso a mujeres por parte de inmigrantes, tras las últimas reformas legales, supone la expulsión del país.

Eligió no abortar a riesgo de su vida

Almudena Martínez-Bordiú

24 septiembre, 2016 
paralimpica
Los médicos advirtieron a Mónica Santos que debía acabar con la vida de su hija para poder sanar su enfermedad.
La esgrimista brasileña Mónica Santos se quedó parapléjica con tan solo 18 años. Perdió la movilidad en la mitad inferior de su cuerpo por aferrarse a la vida y rechazar abortar a la niña que esperaba. Este año ha participado en los Juegos Olímpicos de Río y lo ha hecho en honor a su hija Paola.
Cuando tenía 18 años, los médicos le comunicaron que estaba esperando un hijo. Sin embargo, le advirtieron que tenía un agioma medular que le obligaba a someterse a una operación. El personal médico le dijo que solamente podría operarse si abortaba previamente. Pero Mónica lo tenía claro, prefería salvar la vida de su hija.
La paralímpica decidió posponer la operación y dar a luz a su hija Paola. Sin embargo, tras tener al bebé ya era demasiado tarde y perdió la movilidad de las piernas. La protagonista de esta conmovedora historia asegura que las cosas podrían haber salido peor, ya que podría haber quedado tetrapléjica o en el peor de los casos haber perdido la vida. “Creo que Dios me compensó por no haber matado la semillita que tenía en mí cuenta la brasileña.

No saben desobedecer al falso Papa


 Cita de Bergoglio: «¡Cuánto quisiera que las comunidades parroquiales en oración, al entrar un pobre en la iglesia, se arrodillaran en veneración, así como hacen cuando entra el Señor!» (Bergoglio, 28 de abril del 2015, a los huéspedes de los centros de Cáritas de Roma)
Arrodillarse…así como hacen cuando entra el Señor: cuando Jesús entra en la Eucaristía, todos se ponen de rodillas para adorarlo. Y se hace esto porque Jesús es Dios. Y sólo a Dios hay que darle culto de latría, adoración.
Enseñar que cuando un pobre, un hombre, entra en la iglesia, todos tienen que hacer lo mismo que se hace cuando entra Jesús en la Eucaristía, es enseñar la idolatría, pecado gravísimo que no admite parvedad de materia.
Es preciso sufrir la muerte antes que adorar a un pobre o a un hombre en la Iglesia.
No se puede obedecer el deseo de la mente de Bergoglio sin caer en la desgracia del pecado mortal.
Es una gran injuria contra Dios, no sólo adorar a un hombre, sino enseñar a dar culto al hombre, como si fuera un dios,  y hacerlo desde la Silla de Pedro.
Los hombres ya no saben medir las palabras de Bergoglio. Continuamente, ese hombre está blasfemando contra Dios, contra Cristo y contra la Iglesia. Y lo siguen manteniendo como si no pasara nada.
¿Acaso pueden juzgar las obras injustas de Bergoglio y no ser capaces de juzgar a Bergoglio como falso papa?
Quien lo tenga por su papa no puede juzgar sus obras, sus pensamientos, sus homilías, sus charlas…. Debe callar y obedecer la mente de Bergoglio.
¡Muchos católicos – y buenos católicos- no han aprendido a obedecer en la Iglesia! ¡Por tanto, no saben lo que es un Papa en la Iglesia! ¡No saben obedecer a un Papa verdadero! ¡No saben oponerse a Bergoglio, a un falso papa!
Las ideas de un Papa son las ideas de la Mente de Cristo. Y esas ideas no cambian de un Papa a otro. Son siempre las mismas, en todas las épocas, porque la doctrina de Cristo es eterna, no es temporal.
No se obedecen, en un Papa, las ideas humanas, que todo hombre tiene. Sino que se obedece a las ideas de Cristo, que el Papa da, enseña, ofrece, interpreta con la ayuda del Espíritu Santo.
Todos han caído en el mismo juego: obediencia a la mente humana de un Papa. No han sabido nunca obedecer en la Iglesia. Ni siquiera la misma Jerarquía sabe obedecer. Ahora, es inconcebible  para todos desobedecer a un falso papa. Muchos quedan perplejos.
Se obedece a la Verdad. Y la Verdad no la posee la mente humana de ningún hombre, ni siquiera el Papa. La Verdad es Cristo. Hay que dejar que actúe la Persona de Cristo en el hombre sacerdote, o en el hombre Obispo, para dar la Verdad a la Iglesia.
Todos dicen: sí, Bergoglio es hereje; pero materialmente es papa.
¡Gran absurdo! ¡Gran injuria!
Porque si Bergoglio es hereje, entonces no es Papa, porque el hereje no pertenece a la Iglesia, ni material ni formalmente.
El pecado de herejía es una obra que saca espiritualmente de la Iglesia de Cristo: no se está unido a Cristo ni a Su Cuerpo Místico. Se puede estar en la Iglesia de una manera exterior. Esa exterioridad no significa pertenecer a la Iglesia visible. Un hereje es como un muro, una pared de ladrillos: se ve el muro, pero ahí no está la Iglesia.
La Iglesia visible no son las parroquias ni los hombres que nuestros ojos observan. La Iglesia visible son las almas en gracia unidas a Cristo, que trabajan en una parroquia, en una capilla, en un lugar concreto.
La Iglesia es Cristo y sus almas. Si desaparecen las estructuras exteriores, la Iglesia permanece visible en las obras de sus almas.
Materialmente, las parroquias, los lugares de culto pertenecen a la Iglesia. Los hombres, en sus pecados de herejía, pueden hacer obras materiales, pero no dan el Espíritu, la Gracia en esas obras.
Un hereje que celebre una misa, materialmente hace una obra en un lugar material. Pero no hace una obra de la Iglesia. No hace una obra espiritual, regida por el Espíritu de Cristo. Su Misa no es una misa. Su sacerdocio no es el sacerdocio de Cristo. Materialmente, se viste como sacerdote. Pero no es sacerdote porque es hereje. Ni siquiera cuando celebra la misa, esa obra material, es materialmente hecha por el sacerdote.
Porque el sacerdocio es una gracia, algo espiritual, que se coloca en el corazón del alma, que es también algo espiritual. La herejía destruye la gracia del sacerdocio: pone un obstáculo que impide que el sacerdote obre con el Espíritu de Cristo. Materialmente, el sacerdote hace una obra; pero no se produce -en él, en su alma- la obra del Espíritu de Cristo.
Por la herejía, su alma no puede unirse a Cristo para actuar como sacerdote, en la Persona de Cristo. Actúa en su propia persona humana, pero no es otro Cristo: no se revela -en él, en su alma- la Persona de Cristo. Posee el sello del Sacramento del Orden, que lo marca como sacerdote de Cristo. Pero ese sello es de índole espiritual, no material. No es un sello en su cuerpo, sino en su corazón. Un sello indeleble, que no se pierde por la muerte del cuerpo, ni por el fuego del infierno.
Ser sacerdote no es hacer obras materiales en la Iglesia. Es actuar en la Persona de Cristo: es Cristo el que obra en el hombre sacerdote. Y esa obra, un hereje, nunca puede mostrarla. Cristo no obra materialmente en un sacerdote hereje. Cristo obra materialmente en un sacerdote pecador, que no ha caído en el pecado de herejía. Cristo no se une al alma de un sacerdote hereje: no aparece la Persona de Cristo en el hombre sacerdote. El pecado de herejía impide que se manifieste, material y formalmente, la Persona de Cristo en el hombre sacerdote.
Así, un hombre –como Bergoglio- que se sienta en la Silla de Pedro y que, por su herejía, no es Papa. Materialmente, está sentado en el Trono de Pedro. Pero espiritualmente, no tiene el carisma de Pedro: en él no puede revelarse, manifestarse, ser el Vicario de Cristo en la tierra. No posee, ni formal ni materialmente, el Poder Divino. No puede hablar como Cristo, no puede comunicar la Mente de Cristo, no puede actuar como Cristo en la Iglesia. Actúa en su propia persona humana, porque no tiene el carisma de Pedro. No se le puede llamar Papa por más que materialmente haga obras en la Iglesia. El oficio de Papa no es un asunto material en la Iglesia. No es un nombre que se lleva en la Iglesia.
Es algo divino: es Cristo quien guía Su Iglesia a través de Su Papa. Es Cristo quien se manifiesta a Su Iglesia a través de Su Papa. Aquellos que dicen que Bergoglio materialmente es Papa están injuriando a Cristo en la Iglesia. Cristo no puede guiar la Iglesia a través de un Obispo hereje. No la guía ni materialni formalmente.
Cristo sigue guiando Su Iglesia en el Papa Benedicto XVI: pero ya no la guía formal, sino materialmente. Benedicto XVI ya no gobierna formalmente la Iglesia. Pero la Iglesia es guiada por Cristo, a través de Benedicto XVI, materialmente. Benedicto XVI tiene el Poder Divino, pero ya no lo puede usar: no sirve el Poder Divino, no gobierna formalmente como Papa. Ese Poder Divino –que permanece en el alma de Benedicto XVI- sirve para poner un dique material a toda la obra del Anticristo. Mientras permanezca vivo el Papa Benedicto XVI, materialmente el Anticristo no puede revelarse. Tiene que ser removido el Poder Divino en el Papa, no sólo formal, sino materialmente, para que comience todo.
Han removido formalmente el gobierno del Papa en la Iglesia, poniendo un usurpador; pero queda materialmente el Poder Divino en el Papa Benedicto XVI. Y queda materialmente, porque permanece en un hombre que todavía no ha muerto. El carisma permanece en el alma de Benedicto XVI, pero materialmente. Benedicto XVI no puede usarlo formalmente. Para usarlo tiene que enfrentarse con el usurpador. Pero, Cristo, que es la Cabeza invisible de la Iglesia, lo usa materialmente para frenar al Anticristo: mantiene vivo al Papa verdadero.
Por eso, la vida de Benedicto XVI peligra. Hay que quitarlo de en medio, y cuanto antes. El demonio tiene prisa por acabar su obra.
El carisma de ser Pedro es diferente a ser sacerdote. En el sacerdocio, es Cristo quien obra en el sacerdote, es la Persona del Verbo en el sacerdote. En Pedro, es Cristo quien guía a la Iglesia, quien obra en la Iglesia, quien enseña a la Iglesia, a través de Su Papa. Es Cristo en Su Poder Divino, es Cristo en la Obra de Su Espíritu. No es Cristo en Su Persona Divina. Por eso, la Iglesia es la Obra del Espíritu de Cristo. El sacerdocio es la Obra de Cristo como Persona Divina.
El gobierno de un Papa, en la Iglesia, es la manifestación del Espíritu en toda la Iglesia. En la obediencia al Papa, el Espíritu obra en todas las almas, para que la Iglesia siga enseñando la Verdad, sea guía en la Verdad y muestre al mundo y a los hombres el único camino de salvación, que es Cristo.
El gobierno de un Papa no es imponer sus deseos humanos a los hombres. Esto es lo que hace habitualmente Bergoglio: «¡Cuánto quisiera que las comunidades parroquiales en oración, al entrar un pobre en la iglesia, se arrodillaran en veneración…!». Bergoglio sólo está en sus ideas humanas, en sus caprichos, en sus errores, en sus herejías. Y es lo que da a la Iglesia. Bergoglio sólo se predica a sí mismo. Sólo le interesan sus pobres, su cultura del encuentro, su diálogo, su comunismo, sus ideas protestantes, acaparar la gloria de los hombres y del mundo.
Pero, a Bergoglio, no le interesa ni Cristo ni la Iglesia. Y eso lo palpan, lo viven, todos los verdaderos católicos. Hay una persecución interna a todo lo que huela a catolicidad.
La obra de un Papa, en la Iglesia, es luchar en contra del error, de la herejía; es excomulgar a los herejes; es definir nuevos dogmas. Porque el Poder Divino, en la Iglesia, se muestra en llevar a toda la Iglesia hacia la plenitud de la Verdad. Todo Papa muestra Su Poder Divino enseñando la verdad, defendiendo la verdad, guardando el tesoro de la verdad, guiando a todos hacia la verdad plena.
En un Papa, es Cristo el que obra en Su Espíritu. Por eso, el Señor les mandó a Sus Apóstoles «esperar la promesa del Padre»: «recibiréis la virtud del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda la Judea, en Samaría y hasta los extremos de la tierra» (Act 1, 8).
Ya Pedro había sido elegido como Papa, pero no podía actuar como Papa. Tenía el Poder divino en su alma, pero de manera material. Era necesario que viniera el Espíritu para que Pedro pudiera obrar formalmente como Papa: para poder gobernar la Iglesia en el Espíritu, en la obra del Espíritu.
Un Papa gobierna siempre en la Obra del Espíritu, nunca fuera de Ella. Por eso, un Papa nunca puede equivocarse, es infalible, porque es el Espíritu quien lo mueve todo para que la Iglesia sea testigo de Cristo, sea testimonio de la Verdad que Cristo ha enseñado a Sus Apóstoles. Es el Espíritu el que recuerda esta Verdad inmutable, el que la muestra, no sólo al Papa, sino a toda la Iglesia.
Por eso, la Obra del Espíritu no se refiere a los pensamientos humanos de un Papa. Nunca se obedece a la mente humana de un Papa. Sólo se obedece a la Mente de Cristo que el Papa ofrece en la Iglesia.
Es la Obediencia a la Verdad que muchos, fieles y Jerarquía, nunca han comprendido. En estos 50 años, muchos han caído en la trampa, que ha puesto el demonio para desbaratar la obediencia a un Papa. Y ahora no saben desobedecer a un falso papa. Ahora, les cuesta esta parte. Por eso, muchos tienen a Bergoglio como materialmente Papa. Y no caen en la cuenta de que Bergoglio no ha sido elegido por Dios para que posea el Poder Divino. Dios nunca elige a un hombre hereje. Son los hombres los que ponen a sus herejes, no sólo en el sacerdocio, sino en la Silla de Pedro.
Ahora, quien tenga a Bergoglio como su papa, necesariamente tiene que dar obediencia a la mente de ese hombre. Porque Bergoglio no es capaz de dar la Mente de Cristo, la Verdad, a la Iglesia.
En los otros Papas, se podía discernir entre la mente humana del Papa y la Mente de Cristo en el Papa. Y se daba la obediencia al Papa porque se veía claro la Mente de Cristo en él.
Pero, con Bergoglio, es imposible este discernimiento: sólo se ve en él su mente humana. Bergoglio sólo vive dentro de su pensamiento humano. Pero no es capaz de dar el Pensamiento Divino en la Iglesia. Por eso, todo su magisterio no es papal. En todo su magisterio no se refleja el magisterio ordinario y extraordinario de la Iglesia. Es el magisterio propio de un hereje. Y es la obra propia de un cismático. Y es la vida propia de un apóstata de la fe.
Y esto es lo que muchos están apoyando, justificando, aplaudiendo: la herejía, el cisma y la apostasía. Al tener a Bergoglio como su papa, ya material ya formalmente.
Es una gran injuria contra Dios llamar a Bergoglio con el nombre de Papa. Porque es caer en el pecado de idolatría. Como Bergoglio no puede dar la Mente de Cristo, entonces se tiene que obedecer, necesariamente, su idea humana en la Iglesia. Y esto es dar culto a la mente de un hombre. Esto es buscar miles de razones para justificar el pecado de Bergoglio, para mantener en el cargo a Bergoglio. Al final, siempre son los demás los que se han equivocado porque no han comprendido lo que ha querido decir Bergoglio. Bergoglio siempre queda como el justo, como el santo. Es la idolatría en que caen muchos al tenerlo como su papa.
Ahora, tienen que enseñar, en la Iglesia, a arrodillarse ante los pobres. Es justo que se haga eso: están obedeciendo a los deseos de un hombre. Se están sometiendo a la mente de un hombre. Y ya nadie es capaz de ver que Bergoglio no puede dar la Mente de Cristo. Todos han quedado oscurecidos, en sus mentes, para no ver la Verdad. Y eso es una Justicia Divina en la Iglesia. Preferís las palabras baratas y blasfemas de un hombre que la Mente de Cristo. Entonces, quedaos con ese hombre y levantad vuestra falsa iglesia, que os va a llevar a lo más profundo del infierno.
Cristo sigue guiando a toda la Iglesia en Su Papa Benedicto XVI. La guía materialmente, manteniendo vivo a Su Papa para que los verdaderos católicos tengan tiempo de salir al desierto. Es en el desierto en donde está toda la Iglesia en Pedro, en la oración, en la penitencia, en la vida escondida. Y allí tiene que vivir y ser alimentada durante un tiempo. No es en Roma ni en la Jerarquía en donde se ve a la Iglesia.
Ya todos los Papas han cumplido su misión en la Iglesia. Una vez que muera Benedicto XVI, hay un tiempo de sede vacante, necesario para que aparezca el falso profeta y el Anticristo y hagan su obra.
Pero, la Iglesia sigue siendo la Obra del Espíritu. No es la obra de ninguna cabeza humana. Nadie dicta la fe en la Iglesia. La Jerarquía de la Iglesia no impone lo que hay que creer o lo que no hay que creer. La fe divina no es el dictado de los hombres. Es un don divino al hombre. Y sin humildad, ese don divino no puede funcionar en ningún hombre.
Por eso, lo que ahora observamos en toda la Iglesia son hombres: con sus ideas, con sus planes, con sus obras. Que es la manifestación del pecado de soberbia en los fieles y en la Jerarquía. Y, en ese pecado de soberbia, el pecado de orgullo, que se revela principalmente en quienes gobiernan la iglesia. Son ellos los que hacen lo que les da la gana en la Iglesia, poniéndose por encima de toda ley divina, de todo el magisterio de la Iglesia, quitando a su capricho lo que no les gusta o no va con su estilo de vida.

«Así que entró Pedro, Cornelio le salió al encuentro, y postrándose a sus pies, le adoró. Pedro le levantó, diciendo: Levántate, que yo también soy hombre» (Act 10, 25).
Si no hay que arrodillarse ante el Papa para adorarlo, porque es un hombre, menos hay que hacerlo ante un pobre. La adoración es debida y conviene a solo Dios. A las demás criaturas, ni por el cargo que ejercen, ni por la posición social que tienen, ni por otra cualidad o circunstancia, se les debe la adoración. Sólo el respeto que toda persona humana merece.
Sólo hay que arrodillarse ante Cristo, ante Jesús en la Eucaristía. Y quien lo hace ya no puedo hacerlo ante un hombre. El único Hombre ante el cual todo hombre debe arrodillarse es Cristo. Porque la carne de Cristo está sólo en la Eucaristía, no en los pobres. Y aquel que ponga la carne de Cristo en los pobres, como hace Bergoglio, sólo está diciendo que no ama la Eucaristía porque no cree en Ella. Y no cree en Ella porque, para él, Jesús no es Dios, sino un hombre cualquiera.
«Adorar al Dios de Jesucristo, que se hizo pan partido por amor, es el remedio más válido y radical contra las idolatrías de ayer y hoy. Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea. Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento, porque sabemos y creemos que en él está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su Hijo único» (Homilía, 22 de mayo del 2008, Benedicto XVI en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo)
Bergoglio cae en esta idolatría porque no cree en Dios. Es un ateo que no cree en la existencia de Dios, sino que se ha inventado, con su mente humana, su concepto de Dios. Un dios no real, no verdadero. Un dios que es el fruto de su desvarío como hombre. Su vida le lleva a ese concepto de dios. Y vive para esa mentalidad propia de un hombre que no ha sabido adorar a Dios en Espíritu y en Verdad.
Aquel que enseña a adorar a un hombre está diciendo que no adora a Dios, que no ha sabido nunca adorarlo. Bergoglio nunca se ha sometido a Dios. Siempre con la cabeza levantada ante Dios, como un orgulloso. Nunca ha sabido inclinarse, poner su cabeza en el suelo. No puede. Su soberbia se lo impide.
Bergoglio mira a un hombre, mira a un pobre, y no sabe ver su alma: no sabe buscar a Dios en el alma de ese pobre. Sólo está interesado en la vida humana, en la vida social, en la vida carnal de los hombres
Quien no ve el alma, que es algo invisible para el hombre, sólo está pendiente de los cuerpos de los hombres, de lo exterior, de una vida natural. Pero no sabe tratar con las almas. No sabe vivir con ellas. No sabe enseñarlas el camino del cielo. Sino que sólo les da una doctrina que es puro demonio. Y tiene que caer en esta abominación de enseñar a adorar a los hombres.
«Apártate, Satanás, porque está escrito: “Al Señor tu Dios adorarás y a Él solo darás culto”» (Mt 4, 10).
Esto es lo que hay que decirle a Bergoglio: Apártate, Satanás. Enseñas a adorar a los hombres. Eres un demonio encarnado. Enseñas el camino del infierno a todas las almas. Sólo a Dios se le debe adoración. Es un precepto divino positivo.
Pero, Bergoglio no entiende de preceptos: no cree en el derecho natural, por el cual a Dios se le da culto, ya interno, ya externo, ya individual, ya social, al ser el principio y el fin de todas las cosas.
Para Bergoglio, el principio de todas las cosas es su mente humana: con ella se inventa su dios, su cristo, su iglesia, su religión, su vida. Y si su mente es el inicio de una vida de blasfemia, entonces el fin de su vida es lo que encuentra en su mente. Bergoglio vive para lo que estamos viendo en la Iglesia: para su idea masónica de la fraternidad, para su idea protestante de una iglesia llena de pecadores, y para su idea comunista de un gobierno global, en la cual poder culminar su gran negocio en la vida.
Bergoglio no cree en el derecho divino, por el cual Dios ha dado al hombre mandamientos que debe cumplir para que ame a Dios.

¡Pobre aquel que tenga a Bergoglio como su papa! ¡Idolatra, no sólo al hombre, sino a todo hombre! Y se dedica a hacer su negocio en la Iglesia:
masonx

¿Podemos denunciar la herejía de Bergoglio?

Padre, ¿puede un cristiano denunciar públicamente la herejía de otro (me refiero a aquel que predica la conveniencia de la comunión para los malcasados entre otras muchas aberraciones) sin que haya una sentencia previa de la curia? Alguien me objetó que no se podía decir nada en tanto no hubiera habido un pronunciamiento de la jerarquía. Yo siento que es una obligación de todo cristiano denunciar la falsedad como lo que es y también las consecuencias de ello.
  • josephmaryam
    La Iglesia es Cristo, no la palabra oficial de la Jerarquía.
    Es la Palabra del Padre que toda Jerarquía debe tener para hablar la verdad y para defender la verdad.

    Siempre en la Iglesia se ha atacado a los herejes. Siempre. Es la misión de la Iglesia. Porque la herejía es el pecado que destruye la Iglesia y la vida espiritual de las almas. Y, por eso, todo fiel puede decir públicamente las herejías de cualquiera en la Iglesia. 

    Porque la Iglesia no es la de los herejes, sino de la verdad. Y aquel que no quiera la verdad, que no la enseñe, que no guie hacia la verdad, hay que hablar claro. Y aquel que no quiera hablar claro y se suba al carro del respeto humano, de los políticamente correcto, etc. NO ES DE LA IGLESIA. Es un lobo que quiere callar la herejía y al hereje.

    En la Iglesia no se respeta ni se obedece a la Jerarquía que no enseña la verdad. Se la ataca por los cuatros costados. Y a quien no le guste, que lea a los santos. Y los imite.

    Si quieren ser del mundo, hagan como hace toda la Jerarquía: se calla ante el hereje Bergoglio. Y están esperando lo que nunca va a ocurrir: una declaración oficial de las herejías de Bergoglio.

    ¡Cuánto iluso hay en la Iglesia! Si alguien de la Jerarquía estuviera trabajando en eso, entonces los ataques a ese hombre serían en toda la Iglesia. Pero nadie mueve un dedo en contra de ese hombre, porque les conviene a todos que ese hombre hable y obre lo que está haciendo. Y, claro, vienen con los cuentos de siempre: no digas nada hasta que oficialmente alguien de la jerarquía hable. A todos se les manda callar, de una manera u otra. Todos están en el juego del demonio. Todos tienen miedo de decir esta boca es mía.

    Así está toda la Iglesia: bailando al son del Anticristo.

    El católico es apologeta: lucha, razona, discute, pone argumentos, saca a la luz, critica, y le hace la vida imposible a todos los herejes. Pero de estos católicos ya no existen, ya no se dan. Porque es más fácil la vida si se mira a otro lado y que todo el mundo haga lo mismo: a esperar lo oficial. Qué gran engaño que viene de la misma jerarquía. Ellos son los sabios y quieren dictar la fe a todas las almas: Bergoglio es hereje; pero no critiques. Sigue esperando en él; tenlo como papa. Ya la gran jerarquía, los grandes cabezones de la Iglesia se encargarán de él. Tú eres un don nadie. Respeta y obedece a la Jerarquía. Ellos son la Iglesia. Ellos son el modelo de todos los idiotas que están en la Iglesia.

    DENUNCIE PUBLICAMENTE A TODO AQUEL QUE SEA HEREJE O QUE ESTE EN LA APOSTASIA DE LA FE.

El Cielo llama a rezar el Rosario